La Guáyiga

La Guáyiga
(Zamia pumila L.)

Clasificación científica
ReinoPlantae
DivisiónCycadophyta
ClaseCycadopsida
OrdenCycadales
FamiliaZamiaceae
GéneroZamia
EspecieZ. pumila L.
La Guáyiga(Zamia pumila L.)
La Guáyiga (Zamia pumila L.)

Z. Pumila es la primera especie descrita en el género Zamia por lo que se considera la especie típica de la familia. Esta familia de plantas son consideradas prehistóricas y eran abundantes hace más de 300 millones de años.

La Guáyiga (Zamia pumila L.) es un arbusto de aspecto de pequeña palma o helecho de hojas perennes con un tallo leñoso casi completamente subterráneo de unos 25 a 30 cm de largo y 8 a 10 cm de diámetro. Del tallo sale una corona de alrededor de 4 a 8 hojas erectas pinnadas que pueden medir entre 90 y 150 cm de largo cada una. Las plantas jóvenes tienen una sola corona de hojas, pero las plantas más viejas generalmente se dividen en el ápice y forman múltiples coronas. Son plantas dioicas, las plantas femeninas y masculinas están separadas.

Flor femenina de la guáyiga
Flor femenina de la guáyiga.
Foto de Alan Cressler (Plant Database)

Las plantas femeninas producen de 1 a 5 unos conos de semillas pedunculados muy caracteríticos color marrón rojizo oscuro a veces, cilíndricos a ligeramente ovoides con ápice acuminado, 6-15 cm de largo y 4-6 cm de diámetro.

La planta se cosecha comúnmente en estado natural en la República Dominicana, donde se usa para hacer alimentos ricos en almidón. El padre Bartolomé de las Casa en su “Apologética – Historia de las Indias” describió como los habitantes de la isla hacían un tipo de pan de guáyiga con la masa extraída del tallo subterráneo de esta planta.

Los miembros de este género contienen toxinas. Los dos principales compuestos tóxicos que se han identificado son la cicasina y la macrozamina. Cuando se ingieren en cantidades suficientes, estos compuestos son extremadamente venenosos para los humanos y muchos otros animales, y se ha demostrado que causan daño hepático. Estas toxinas son eliminadas del material mediante lavado de la masa guayada y calor.

Distribución

Históricamente, el área de distribución de Z. pumila era centro de Cuba, sur de Puerto Rico y La Española. La especie ahora se limita al centro de Cuba y la República Dominicana y parece haber sido erradicada, debido al uso intensivo de la tierra, en Puerto Rico y Haití. La planta, en su estado natural, está clasificada como ‘Casi Amenazada’ en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (2010).

Hábitat

Le gusta vivir en suelos arenosos con media sombra. Se encuentra en el bosque seco subtropical en situaciones abiertas y de sotobosque, en suelos bien drenados sobre piedra caliza, ocasionalmente arena pura en áreas de playa; a alturas desde el nivel del mar hasta 460 metros.

Las especies de este género forman estructuras conocidas como raíces coralloides. Estas raíces se ramifican desde la raíz primaria o las raíces secundarias y se distinguen porque crecen lateralmente o hacia arriba, formando una masa nodular en el ápice. Estas raíces coralloides se encuentran ligeramente por debajo o ligeramente por encima de la superficie del suelo y generalmente contienen cianobacterias, también conocidas como algas verde-azuladas. Estos son capaces de fijar el nitrógeno atmosférico y hacerlo disponible como nutriente para la planta. La capacidad de extraer este importante nutriente del aire explica cuántas especies de cícadas pueden sobrevivir en suelos casi estériles.

Usos comestibles

Todas las partes de esta planta son potencialmente tóxicas y no se deben comer a menos que se tomen medidas efectivas para eliminar las toxinas. La harina con almidón que se produce a partir de los tallos se convierten en galletas, panecillos llamados cholas y otras especialidades llamadas hojaldres y tortillitas (ver algunos productos).

Referencias

  1. Whitelock L.M. 2002. The Cycads. Timber Press; Portland, Oregon.
  2. Plant Database. Zamia pumila. Consultado Noviembre 2021.
  3. The Cycad Pages: Zamia pumila. Consultado Noviembre 2021.
  4. Useful Tropical Plants. Zamia pumila L. Consultado Noviembre 2021.

Regresar a Recursos Alimenticios

Regresar al índice de Recursos Naturales